Cacerolas

CACEROLAS

La cacerola es la reina de las baterías de cocina. Versátil y resistente, guisa todo tipo de platos sobre encimeras de gas, inducción u horno. Las puedes encontrar de acero inoxidable, aluminio o hierro.

Si te gusta cocinar, ya sabes que existen platos que deben de prepararse en cacerolas con características específicas, ya que el material con el que están fabricadas así como su resistencia, pueden alterar el sabor de la comida.

Existen muchos tipo de cacerolas, de diversos materiales, de numerosos tamaños e incluso de diseños contemporáneos y divertidos. Para que sepas cuál es la que necesitas debes conocer las principales características de cada una.

Cacerola de Acero Inoxidable

El acero inoxidable es altamente resistente a la corrosión y a las manchas, motivo por el que es utilizado para la fabricación de instrumentos de cocina. Es un material muy durable, fácil de limpiar y resistente al calor y a los golpes, además de tener un aspecto limpio.
Sin embargo, existen algunos agentes que pueden atacar la pantalla que protege a la cacerola de los agentes externos -llamada capa pasivadora- eliminando su capacidad de resistencia al oxido. Para evitarlo es conveniente utilizar utensilios de madera o silicona, lavar la cacerola lo antes posible y secarla inmediatamente.

Las cacerolas de acero inoxidable son ideales para alimentos de base líquida o que deben revolverse para evitar que se peguen a las paredes, aunque podemos utilizarlas para cualquier tipo de cocción y alimento.

Cacerola de Aluminio

Las cacerolas de aluminio son buenas para el uso diario, ya que son livianas y fáciles de limpiar. La mayoría tiene una cobertura antiadherente que le permite trabajar a altas temperaturas sin que la comida se pegue a la superficie.

El aluminio se calienta muy rápido por lo que no hay que esperar mucho para obtener los resultados de cocción esperados. También tiene la ventaja de que se enfría muy rápido una vez que se ha retirado del fuego.

Las cacerolas de aluminio suelen lastimarse fácilmente, ya que al ser tan livianas no resisten muchos golpes. Para garantizar el cuidado del aluminio, se recomienda utilizar utensilios de cocina de madera o silicona. Cuando cocines, ten cuidado en que los mangos y las asas no se encuentren directamente sobre el fuego para no dañarlas. No las utilices en el microondas.

Cacerola de Hierro

El hierro tiene la capacidad de resistir el calor por mucho tiempo, por lo que una cacerola de este material puede soportar muchas horas de cocción. Las cacerolas de hierro son también resistentes y duraderas, aunque son muy pesadas.

Asegúrate de que tu cacerola esté tratada para evitar que el hierro pase a la comida con facilidad. Recuerda que los alimentos cocinados en cacerola de hierro pueden adquirir un sabor similar a aquellos que se cocinan a la parrilla.